La realidad, con una mirada budista I

Aknanda, Healing Arts, Tai Chi, Medical Qigong, Qigong, meditación, Buenos Aires, CABA, Argentina

En esta oportunidad, quiero ofrecerles las bases y fundamentos esenciales de una de las filosofías más influyentes del mundo. En lo particular, ha sido un pilar inspirador, motivador y formador en términos de evolución personal y espiritual.

En esta ocasión, entiendo más provechoso realizar un abordaje más vivencial y contemporáneo, que estrictamente histórico, a fin de aportar lo que considero los pilares esenciales de este patrimonio de la humanidad.  “El pensamiento Budista”.

Comencé utilizando la palabra “filosofía”, ya que me siento más cómodo con esa definición, y entiendo que es así como inicio esta maravillosa corriente de pensamiento, que luego se fue convirtiendo para muchos en una religión.

Espero disfruten del viaje.
Empezamos…

EL DHARMA – LA ENSEÑANZAS DEL BUDA

Para iniciar, decimos que Shakyamuni “el Buda” nació siendo un príncipe (Siddhartha Gautama), en el siglo VI antes de nuestra era.  Fue una persona común y corriente, de carne y hueso, sin poderes mágicos, que tuvo la voluntad y la inquietud de buscar en sí mismo, un camino para encontrar la vacuidad, abolir la insatisfacción,  ingresando en otros estados de conciencia, para trascender la forma, abrazar la unidad, y extinguir la rueda del karma. En otras palabras, alcanzar el Nirvana.

El Buda fue un gran filósofo, que comprendió la mente humana como pocos…. por fortuna hoy en día seguimos cosechando su gran obra.

El “Dharma” se comprende como el “camino” compuesto por las enseñanzas del Buda. Enseñanzas, conceptos, y prácticas que engloban el pensamiento budista.

BASES DEL PENSAMIENTO BUDISTA:

KARMA

El Karma, es aquella ley que rige el devenir de nuestras acciones. CAUSA Y EFECTO. El karma es lo que construimos, lo que pensamos, lo que proyectamos. En este sentido, puede ser coherente con lo que sentimos o incoherente con lo que sentimos.  La idea central, reside en comprender como funciona esta ley  de la naturaleza, para lograr un accionar propicio, correcto, sin apego, sabiendo que tendrá un efecto e influencia en mí y en el entorno. La realidad en la que vivimos está compuesta, por el accionar de todos, con lo cual es interesante observar profundamente que estamos aportando, cual es nuestro propósito, como utilizamos nuestra intención, en vías de crear efectos nutritivos para el entorno general, donde por supuesto incluimos a todo lo que existe en el campo natural.

INTERDEPENDENCIA

El fenómeno de la interferencia, nos invita a observar que todo lo que  existe está compuesto por la suma de la partes. Nada es por sí mismo. Hay una interdependencia de distintas energías, que componen los elementos, que dan funcionamiento, que interactúan para SER. Asimismo, la interdependencia se liga con la “impermanencia” de las cosas. Lo único constante es el movimiento, el cambio. Nada es permanente.

LA CREACIÓN DE LA REALIDAD

La realidad que observamos, que vivimos, y que sentimos, es creada y generada por la mente. La mente, diagrama y  manifiesta una “ilusión” que para nosotros es la realidad. Experimentar que en todos somos lo mismo, parte de un universo, es fruto del despertar de la no-mente o del no-ego.

“La mente precede a los fenómenos”. Por consiguiente, la construcción del devenir estará subordinada a nuestras conversaciones/pensamientos/acciones. Seamos libres de crear nuestra mejor realidad.

EL TIEMPO PRESENTE

Este punto, quizás sea uno de los más conocidos, y o culturizados en occidente, adoptado por otras disciplinas o modelos de pensamiento. El “tiempo presente” es para el pensamiento budista, lo único que existe. No hay ningún ayer, no hay ningún mañana. El pasado, el futuro no existe. Somos Aqui y Ahora. La mente evadiza, nos arrastra hacia la especulación futura o a imágenes del pasado, que alejan la conciencia de su tránsito en el tiempo presente, quitándonos energía, enfoque, equilibrio, y en algunas circunstancias es fuente de insatisfacción.

LA MEDITACIÓN

Tal vez sea la práctica budista más importante, cuando se la hace con la actitud correcta. Si bien existen una enorme variedad de técnicas, todas deberían apuntar a abandonar el cuerpo y mente, a fin de ser vacío y unión con el universo.

EL CAMINO DEL MEDIO

Luego de su iluminación, el Buda (el iluminado), proclamo la importancia de lograr un equilibrio necesario en todas las cosas. La abundancia como tal, marea y genera fuertes apegos. El despojo a ultranza, añade sufrimiento e imposibilidad de evolución. En consecuencia, encontrar cada uno su  “camino del medio” es uno de los desafíos a transitar para alcanzar una vida contemplativa.

PALABRAS FINALES

El budismo se ha propagado a lo largo y a la ancho del globo. Desde Oriente a Occidente, Con distintos matices y  formas. Poco importara las diferencias, cuando el legado es tan grande. No fue menester recorrer las diferentes escuelas, formas de práctica, etc.; en lo que a mi concierne el pensamiento budista es uno solo, y cada cual luego de un recorrido extenso, adoptara y abrazara su forma.

Quedaron afuera temas centrales como “Las cuatro Nobles verdades”, “El Noble Óctuple Sendero” y algunos otros conceptos interesantes, que con gusto podremos desarrollar en una segunda oportunidad!

Bless